Documentación



La calificación energética de un inmueble se determina en función de varios factores. Entre ellos cabe destacar, por su incidencia en el resultado final, la composición de sus cerramientos y las características de sus instalaciones. Cuando se realiza una certificación energética la información sobre estos aspectos es fundamental.

Cuantos más datos aporte usted al técnico certificador más podrá afinar éste en la calificación energética de su inmueble. Debe tener en cuenta que cuando no se dispone de la información necesaria relativa a dichos apartados los programas oficiales homologados para el cálculo utilizan “valores por defecto” conservadores que penalizan la calificación. Es decir, cuantos menos datos se aporten y más “valores por defecto” se utilicen peor resultará la calificación siendo muy habituales las rebajas de 2 escalones por falta de información.


Es por ello que, con el objeto de que su inmueble obtenga la mejor calificación posible, resulta muy conveniente que facilite al técnico certificador toda la información y documentación disponible relativa a: 

- La clase y espesor de los aislantes de las paredes, suelos y cubiertas.
- Las características de las ventanas (rotura de puente térmico, vidrios de baja emisividad, etc.).
- Las características de las instalaciones (potencia nominal, rendimiento, aislamiento, etc.).


En el caso de viviendas solo es necesario aportar datos sobre las instalaciones existentes de agua caliente, calefacción, refrigeración, energías renovables (energía solar, etc.) o cogeneración. En el caso de otro tipo de inmuebles se deberán aportan además datos de las instalaciones existentes de iluminación, aire primario, ventilación y bombeo. 


Le compensará dedicar tiempo a localizar documentos que aporten dicha información tales como el proyecto de construcción de la edificación, las instrucciones o manuales de las distintas instalaciones, etc... Recuerde que con la aportación de la documentación indicada a menudo conseguirá una mejora de 2 escalones en la calificación energética. 


También es necesario aportar la referencia catastral del inmueble pues la normativa obliga a incluirla en el certificado energético. Dicha referencia puede encontrarla en su recibo del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) o consultarla en la web de la sede electrónica del catastro. Esta consulta también puede realizarla el técnico certificador si le proporciona usted la dirección exacta en el momento de realizar el encargo. Lo ideal es que el técnico cuente con la referencia catastral antes de realizar la visita pues, además de contrastarla, le servirá para localizar mejor el inmueble. 


Finalmente, resulta muy conveniente aportar planos del inmueble (agiliza el proceso de la certificación) y las facturas de los consumos de energía de los últimos 12 meses (ayudará a afinar en las medidas para la mejora de calificación energética propuestas en el certificado).
  
  
 ENCARGAR CERTIFICACION ENERGETICA